Reportajes — Octubre 6, 2016 a las 5:55 pm

La fiebre del cobre en Cotabambas

Por

A más de tres mil metros de altitud se esconde en Apurímac la mayor inversión minera en la historia del Perú: Las Bambas, una apuesta de 10 mil millones de dólares, propiedad de la estatal china MMG. Esta perla minera está ubicada, sin embargo, en una de las zonas más pobres con una tasa que alcanza al 88% de su población, que espera beneficiarse de la nueva fiebre del cobre que vive la región sur andina y que disparará la producción de este mineral consolidando a Perú como segundo productor mundial hacia el 2017.

La llegada del gigante minero ha trastocado la realidad de una población acostumbrada a una vida sin mayores alteraciones. MMG reubicó a 500 personas que habitaban en la comunidad de Fuerabamba, asentada bajo un banco de cobre, a un nuevo lugar donde muchos aseguran sentirse infelices y arrepentidos. 16 familias aún viven en su antigua comunidad y se resisten a abandonarla porque no están conformes con las condiciones ofrecidas a sus vecinos.

La carretera sin asfaltar por la que transitan diariamente casi 300 camiones transportando el mineral hasta el Puerto de Matarani (Arequipa), terminal que se ha convertido en el principal exportador de cobre de Sudámerica, es una de las mayores preocupaciones de los cotabambinos. Desde entonces, una enorme nube de polvo envuelve a las comunidades y deteriora la productividad de sus cultivos. Además del ruido, las vibraciones y la muerte de su ganado, se suma el temor de los habitantes de que los camiones vuelquen.

En la actualidad, hay instalada una Mesa de Diálogo entre el Gobierno, la minera y la población. El escaso avance emprendido durante el ejecutivo de Humala y las preocupaciones y expectativas de la población mantienen latente un conflicto que ya se cobró la vida de tres personas en septiembre de 2015, y más de 100 dirigentes, denunciados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*