— febrero 9, 2016 a las 7:20 pm

América Latina impulsará políticas públicas para combatir el hambre en la región

Por

Parlamentarios de 17 países de América Latina asumieron el compromiso...

Parlamentarios de 17 países de América Latina asumieron el compromiso de trabajar desde sus facultades legislativas para cumplir con el “Plan para la Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la CELAC para el 2025”, que propone eliminar el hambre en América Latina; pues, aunque la región ha reducido en más de la mitad el número de personas que padecen hambre, aún 37 millones no tienen con qué alimentarse, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Más de 60 legisladores participaron en el VI Foro del Frente de Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe, desarrollado en Perú del 15 al 17 de noviembre. El evento giró en torno a la problemática del hambre en la región, pues los congresistas consideraron inaceptables los niveles de población subnutrida (obesidad, sobrepeso, malnutrición) y desnutrida en Latinoamérica.

37 millones de personas todavía padecen hambre en América Latina y el Caribe

“No es posible que en nuestra América Latina tengamos una enorme cantidad de alimentos y que todavía haya 37 millones de personas que se mueran de hambre; pero que, paradójicamente, la mayoría de esos que se acuestan sin comer sean los que producen los alimentos con los que el 80% de nuestras mesas se nutren”, sostiene María Augusta Calle, coordinadora del Frente Parlamentario contra el Hambre en América Latina y el Caribe.

Parlamentarios de África y Asia también compartieron sus experiencias. “Hay mucho interés por parte de Asia y por parte de África de poder beneficiarse de lo que se ha logrado y lo que se ha avanzado en América Latina para llevar la experiencia y poder ver también avances importantes en la reducción del hambre en esos continentes”, manifiesta Marcela Villarreal, directora de la Oficina para Asociaciones, Promoción y Desarrollo de Capacidades de la FAO.

Metas para erradicar el hambre

Los representantes de América Latina discutieron durante tres días sobre cómo contribuirán desde sus países a la implementación del plan de la CELAC 2025, que pretende erradicar el hambre en Latinoamérica, y resaltaron que es necesario legislar en materia de seguridad alimentaria, apoyar a los pequeños productores para que así, no solo se erradique el hambre, sino que se contribuya en la lucha contra la pobreza.

Metas para erradicar el hambre

Jhon Preissing, representante de la FAO en Perú resaltó la importancia de que los países tengan normas alimentarias en sus legislaturas: “Hay que tener una estrategia, legislación, presupuesto y programas bien organizados. Entonces, lo principal es empezar con un compromiso político y luego con leyes que vayan apoyando en mejorar la seguridad alimentaria y nutricional”, comentó.

Según la CEPAL, en América Latina unas 167 millones de personas viven en situación de pobreza, y alrededor de 71 millones son indigentes.

Asimismo, integrantes de la sociedad civil demandaron que los países cuenten con leyes que garanticen la alimentación y que hayas políticas que protejan a la  pequeña agricultura, porque son el sustento para la alimentación de la población.

Giovanna Vásquez, de la campaña CRECE de Oxfam de América Latina señaló que el plan de la CELAC es el marco normativo que regirá el diseño de políticas públicas sobre seguridad alimentaria en la región y, en muchos casos, es desconocido por los gobiernos.  Vásquez agregó que esta situación debe cambiar.

Perú y la Ley de Seguridad Alimentaria

El Parlamento peruano acaba de aprobar el dictamen de la Ley de Seguridad Alimentaria (N° 3981) que propone reconocer y garantizar el derecho de todos los peruanos a acceder a una alimentación sana y saludable. Sin embargo, el fujimorismo, a través de la congresista Martha Chávez, ha solicitado reconsideración y pedido de votación calificada que impide que la Ley sea emitida al  Ejecutivo, la discusión de esta ley en el Congreso lleva cuatro años, y en dos oportunidades la parlamentaria ha puesto trabas –mediante consideraciones- que impiden un marco legal que garantice políticas públicas nacionales y sectoriales en esta materia.

Con la maniobra política del fujimorismo, la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional aún está en manos del Congreso.  Y el presidente del Congreso, Luis Iberico y los miembros del Grupo Parlamentario contra el Hambre, presidido por el congresista Jaime Delgado, después de asumir el compromiso de promover políticas públicas que garanticen la soberanía y la seguridad alimentaria en el VI Foro Parlamentario contra el Hambre, deberán asumir el reto de destrabar la ley.

795 millones de personas sufren los efectos de la subalimentación en el mundo, de los cuales 35 millones viven en Latinoamérica.

Y el siguiente paso es que el Poder Ejecutivo reglamente la ley para que el Estado favorezca y cree condiciones que conlleven al progreso social y económico, en especial en las zonas más pobres de nuestro país, pues 4 millones y medio de peruanos son muy vulnerables a quedarse sin alimento.
La vicepresidenta de la República, Marisol Espinoza, reconoce que el 70% de los alimentos que se producen en nuestro país proceden de la agricultura familiar. “La ley es importante porque garantiza y pone en valor a los pequeños agricultores, el reto es incorporarlos a una producción más competitiva, que el sector más pobre pueda ingresar a un circuito productivo que les haga salir de la pobreza, ese es el objetivo de esta ley”, enfatiza.
“Yo espero que no se objete la ley y que más bien la reglamenten lo antes posible. Yo confío en que así será”, dijo Espinoza.
Y el siguiente paso es que el Perú

Para Carlos Díaz, productor ecológico de Lambayeque, la aprobación de la Ley de Seguridad Alimentaria es algo positivo, pero sostiene que estará alerta a su reglamentación: “Es muy bueno para nosotros que se haya aprobado la ley, pero estamos a la espera de su reglamentación porque es lo que siempre hemos esperado los pequeños y medianos agricultores que hemos sido los que siempre estuvimos marginados”, relata.

En la misma línea, el representante del Frente Parlamentario contra el Hambre de Perú, Jaime Delgado, considera que con la ley se está planteando un conjunto de lineamientos para que el Estado realmente se comprometa con asegurar alimentos de calidad a los peruanos. Además de dar estímulos y apoyo a los pequeños agricultores porque son ellos los que llevan cerca del 80% de alimentos a nuestras mesas”.

Honduras ha dado un paso a favor de la mujer rural

Es importante destacar el rol de la mujer en el cultivo de la tierra en todo el mundo, son ellas las que producen más del 50% de los alimentos que consumimos.

Las mujeres rurales de este país centroamericano acceden a menos del 11% del crédito a nivel nacional, 8 de cada 10 mujeres rurales de Honduras no tienen tierra propia para cultivar, 6 de cada 10 viven bajo los niveles de la pobreza.  Por ello el  paso que dio el Congreso Nacional con la aprobación de la Ley para el Programa Nacional de Crédito Solidario para la Mujer Rural (CREDIMUJER),  es vital para mejorar la producción agrícola y beneficiar a más de dos millones de mujeres rurales.

La propuesta surgió de la iniciativa de 28 organizaciones que estuvieron asesoradas por Oxfam, ONU MUJERES y el Instituto Nacional de la Mujer (INAM),  y fue aprobada el pasado 30 de septiembre en el parlamento hondureño. “CREDIMUJER fue aprobada por unanimidad en nuestro Congreso de la República y da fe de que como sociedad podemos construir consensos armoniosos y de gran impacto social”, comenta Yadira Bendaña, parlamentaria impulsora de la propuesta legislativa.

Yadira Bendaña

 

Asimismo, el congresista hondureño David Reyes manifiesta que CREDIMUJER es un proyecto que nació para devolverles la dignidad a las personas y darle valor al trabajo de las mujeres. “Cuando se invierte en la mujer, se invierte en la persona más valiosa en la administración de los recursos de un hogar”.

Se crea la ley, se pone un capital semilla y se espera que, en el presupuesto del año 2016, se pueda incrementar para que beneficie a un grupo más grande de mujeres campesinas”, comenta Elvia Argentina, diputada de Honduras.

Claramente existe un compromiso adoptado por varios países Latinoamericanos en la lucha contra el hambre, pero eso no es suficiente si no va de la mano con presupuesto y la voluntad política de los gobiernos, más allá de legislar en materia de nutrición y seguridad alimentaria.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*