— noviembre 2, 2020 a las 11:13 am

Agricultores denuncian que el Estado solo ha otorgado el 1% del fondo destinado a garantizar la campaña agrícola 2020- 2021

Por

Foto: Andina

Crisis en el sector agrícola, pequeños agricultores no cuentan con fondos económicos para la próxima producción agrícola en el país, este sector clave en la seguridad alimentaria produce el 70% de los alimentos que consumen los peruanos e involucra a aproximadamente dos millones de personas que se dedican a la agricultura. El fondo FAE agro vence el 31 de diciembre y solo ha otorgado el 1% del presupuesto.

Desde que comenzó la crisis sanitaria, el sector agrícola ha sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia. Recordemos que durante toda la cuarentena la cadena de producción agrícola no se detuvo y siguió abasteciendo con dificultad los mercados mayoristas y minoristas del país; aun cuando la situación de los pequeños agricultores familiares era crítica. A pesar de que el gobierno declaró la producción agropecuaria como una actividad esencial durante el periodo de confinamiento, este ha sido el último sector en recibir ayuda estatal, y de manera deficiente. 

En el mes de julio, el gobierno peruano a través del Decreto de Urgencia N° 082-2020 propuso la creación del programa Fondo Agrícola Empresarial, más conocido como FAE agro, con la intención de otorgar créditos de capital de trabajo para los pequeños productores agropecuarios para financiar y garantizar la campaña agrícola 2020- 2021. 

Para ello, destinó 200 mil millones de soles de garantías para que las entidades financieras pudieran ejecutar los créditos a los agricultores que lo necesitaran. Dichos créditos debían estar disponibles a inicios del mes de septiembre y su vigencia sería hasta el 31 de diciembre del presente año. Sin embargo, al día de hoy, los productores afirman que ha habido un retraso en la ejecución de la ayuda prometida que puede poner en riesgo la campaña agrícola que empezó en el mes de agosto. Aunque la creación del FAE se anunció hace tres meses, su ejecución comenzó recién a inicios de octubre y tan solo se ha colocado el 1% del presupuesto destinado para los préstamos.

Al respecto, Clímaco Cárdenas, presidente de la Convención Nacional de Agro peruano (CONVEAGRO) afirma que, a estas alturas, el financiamiento prometido por el Estado no llegará a quienes más lo necesitan y quienes lo consigan, tampoco podrán ejecutarlo en su totalidad porque la campaña agrícola ya comenzó. Ante esta situación, su propuesta es que el fondo de garantías de FAE agro se convierta en un fondo permanente para que los productores puedan hacer uso de él después de la fecha límite.

“Este crédito no se va a poder colocar en su totalidad porque le queda apenas un poco más de mes y medio de vigencia y no se ha colocado ni el 2%. Prácticamente es una medida que ha fracasado sin siquiera haber llegado al campo. Lo que se debe hacer es convertir ese fondo en un fondo permanente, que quede para capitalizar al campo con tasas de interés bajas que sea administrado por Agro Banco o el Banco de la Nación para que podamos tener tasas con una posibilidad de retornar los créditos. Necesitamos discutir una ley para llevar este fondo FAE a un fondo permanente”, sugiere el dirigente agrario Cárdenas.

Por su parte, Eusebio Vásquez, presidente de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos del Perú, critica el accionar que ha tenido el Ministerio de Agricultura hacia la pequeña agricultura familiar responsable del 70% de los alimentos que se consume en el país.

“En algunos lugares, sobre todo en la sierra, ya está finalizando la siembra de 2020-2021 y los créditos aún no están colocados.  El señor ministro anda vociferando que este programa apoya a los pequeños agricultores, pero hasta el momento no podemos celebrar esas medidas porque no han sido eficientes. Es lamentable, porque para el ministro, la pequeña agricultura no es una prioridad”, dice Vásquez.

Otro sector que ha sido vulnerable a los efectos de la crisis sanitaria, ha sido el de las mujeres rurales y los más de 400 mil retornantes que regresaron a sus comunidades campesinas. Clímaco Cárdenas afirma que FAE agro no contempla a estos grupos dentro de sus posibilidades de acceso a crédito, pues muchas mujeres ni siquiera son titulares de las tierras que trabajan. Afirma que se presentó una propuesta al gobierno para poder atender las necesidades de estos grupos, pero no ha habido una respuesta concreta de parte del gobierno.

“Cuando nosotros presentamos la propuesta del Fondo de Salvataje para la Reactivación de la Agricultura Familiar mencionamos dos grupos importantes que deberían tener un fondo especial en la colocación del crédito. La primera de ellas fueron las mujeres rurales para las que desarrollamos la posibilidad de créditos para biohuertos, emprendimientos en pequeñas actividades productivas ganaderas o para que generen actividades ligadas al turismo. También incluimos a los más de 400 mil retornantes que han regresado con sus esposas e hijos a territorios mucho más empobrecidos que cuando salieron. Y para las mujeres rurales tampoco hay ninguna política pública”.

Añade Cárdenas, “resulta vergonzoso que no haya ninguna política sectorial que haya llegado y acompañado a buscar el desarrollo de los retornante o mujeres rurales titulares de sus unidades productivos”.

Ambos entrevistados manifestaron que el Estado peruano debe responder a los problemas que atraviesa la pequeña agricultura porque es uno de los sectores que genera mayor cantidad de puestos de trabajo y asegura la seguridad alimentaria del país. 

“Hemos tenido casi siete mil 500 millones de pérdidas con la pandemia. No estamos pidiendo un subsidio, que se nos regale algo. Estamos pidiendo acceso a crédito con las mismas tasas y derecho que han tenido las empresas del Perú a través del Reactiva que ha colocado más de 50 mil millones de soles en créditos con tasas de 1.25% (…) Hay un matrimonio persé en el Ministerio de Economía y Finanzas con estas cinco o 6 seis familias agro exportadoras e importadoras de alimentos, el gobierno solo apoya a esos grupos monopólicos y en contraposición desprecia y deja de lado a las más de dos millones de familias agricultoras”, finaliza el dirigente agrario Clímaco Cárdenas.

*Tomado de la entrevista en vivo realizado por la historiadora Marilyn Céspedes para Gran Angular.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*