— junio 20, 2017 a las 3:50 am

Se necesita más discusión económica

Por

Escribe Pedro Francke

Cuando empezó este gobierno, buena parte de la ciudadaní­a pensó que, teniendo un presidente economista y con amplia experiencia en el Estado al respecto, el tema económico andaría bien. Como siempre había críticas de cómo iba la economí­a, pero luego de una década de crecimiento económico, el tema no estaba a flor de piel de la opinión pública. Además, la economí­a siempre es un tema que a muchos les parece difícil de entender, con opiniones encontradas y con palabras y conceptos que a la mayoría le son ajenos.

Todavía no parece estarlo, ya que entre los problemas de seguridad ciudadana que nos preocupan hace ya varios años, los desastres de este verano y los escándalos de corrupción con Odebrecht y Lava Jato, otras son las primeras planas. Pero los indicadores económicos se han agravado severamente, y son ahora realmente preocupantes. Han golpeado ya, además, a la economí­a popular, habiendo una pérdida de más de cien mil empleos en el último año, simplemente porque hay menos construcciones y menos producción industrial. Esta situación no solo agrava la pobreza, sino que tiene también un efecto polí­tico marcado, aunque hoy no fluya en la superficie de la opinión pública sino por los ríos subterráneos de la subjetividad social. No es difícil predecir que la caí­da en la aprobación de PPK y su gobierno, que ya empezó a caer, seguirá haciéndolo los próximos meses en este contexto.

Es menester discutir la economí­a ya, ahora, porque no veremos una mejora sustancial y un gran giro hacia la mejora en los próximos meses. El PBI podrá tener cifras algo mejores, pero la diferencia no será grande y esos cien mil empleos no se recuperarán. No quiero ser agorero ni portador de malas noticias, pero qué le vamos a hacer, es la verdad. Por más que el Ministerio de Economí­a (MEF) y el gobierno se esfuercen por decir que ahora sí­, que ya viene ya se acerca ya está aquí, que esta semana todo cambió para mejor, está claro que no es así­. El carro de la economía está parado, habiendo terminado de perder la inercia de crecimiento que traí­a gracias a un ajustón fiscal y del crédito, es decir, gracias a una mala polí­tica económica del MEF y del BCR. Ponerlo ahora en marcha es más difícil que antes, cuando aun tení­a algo de viada. Pero la polí­tica macroeconómica sigue sin responder a esta crí­tica situación, y en esas condiciones, no se puede esperar una recuperación fuerte como la que necesitamos.

No faltan, sin embargo, defensores de la polí­tica económica, política en la que ha habido total coincidencia entre ppkausas y fujimoristas. Cogobiernan en el BCR, aprobaron juntos el presupuesto 2017 con su ajustón, aprobaron juntos las leyes que facilitan la elusión tributaria, juntaron sus votos para que salgan las leyes del «destrabe» que siguen quitando derechos laborales. Ahora los fujimoristas van por Thorne, pero sin criticar su polí­tica económica.

Otros defensores han salido recientemente con el argumento de que el frenazo económico se debe al ruido o conflicto político. Solo que la economía está frenada desde hace varios meses, mucho antes del audio Thorne-Alarcón o que se hable de censurar a Thorne. En ese sentido, la lí­nea de tiempo, el orden de causas y efectos que hay en esta explicación, no cuadra: la supuesta causa, el ruido político, resulta haber pasado después de lo que en esa lógica serí­a el efecto, el frenazo económico. Sin un De Lorian que nos haga volver al futuro, eso no es posible.

¿Hay alguna duda, además, acerca de la continuidad de la política neoliberal? ¿No haría el siguiente ministro de economía algo muy parecido, incluso si fuera muy amigo de los fujimoristas? Si el argumento es que los inversionistas tienen miedo de lo que un cambio de ministro pudiera significar, ese argumento no llega muy lejos, dado que el continuismo neoliberal, con PPK en el gobierno y el fujimorismo en el Congreso, está asegurado.

Esta discusión recién empieza. Empezará a subir de volumen en los próximos meses, se lo aseguro, y es de la mayor importancia para el paí­s, para la vida de los peruanos, para la democracia. Acá estaremos para animarla y darle las mejores bases de ciencia y conocimiento, siempre con respeto y tolerancia, con los oídos abiertos y dispuestos a escuchar a la gente.

Aquí el video completo:

Un Comentario

  1. Creo que el desempleo es más de 100mil ; sólo en las Regiones afectadas por el Niño Costero hay más de 100mil desempleados. Veamos cómo ha ocurrido esta pérdida: La inundación de vastas áreas ha afectado por un lado a un sin número de pequeñas poblaciones y junto con ello a pequeños negocios; esa gente antes ocupada en su pequeño negocio está paralizada, desempleada, sin recursos para poder reiniciarse. Por otro lado, las grandes descargas de ríos y quebradas afectaron a todas las bocatomas de la red de irrigación y naturalmente al momento actual no pueden regar y consecuentemente, la sgunda campaña agrícola será muy limitada en extensión. Estimo que no menos de 100mil hectarias de cultivos se dejarán de sembrar por falta de agua en los canales de riego en este próximo período de estiaje. Con las bocatomas malogradas no se podrá captar agua para el riego. El problema podría agravarse ya que el esquema de rehabilitación de la infraestructura de riego basado en licitaciones será lento y de baja participación de la mano de obra regional, lo cual redundará en la falta de ingresos para la población.

    Se estima que una movilización grande de la Ingeniería Agrícola e Hidráulica del Perú, para rediseñar los sistemas de riego (defensas ribereñas , bocatomas, canales, reservorios, etc.), de tal manera que los expedientes técnicos puedan fluir sin cesar a los grupos ejecutores, es el camino adecuado. Pero al parecer hasta ahora no hay expedientes técnicos y sin expedientes técnicos no se puede controlar el gasto y entonces la desesperación por trabajo obligará a utilizar nuevamente el mecanismo de emergencia, tranformándose la rehabilitación en un manejo de recursos desordenado e ineficiente!!. La experiencia del año 1982-1983 demostró que para estos casos es necesario implementar el sistema de ejecución por administración directa con mano de obra intensiva. Este sistema funciona, pero bajo una dirección institucional. En esa época la institución que comandó la Rehabilitación de la infraestructura agrícola fué el INAF (Instituto Nacional de Ampliación de la Frontera Agrícola), desmontado posteriormente por los gobiernos de turno. El INAF y las Corporaciones departamentales cubrieron la brecha técnica con eficiencia,

    Se estima que unos 40000 trabajadores participaron en los desasolves de los canales y los trabajos de concreto en las numerosas bocatomas. Hoy , bajo la óptica de girar recursos a las Regiones y Municipios, para que ellas liciten , tardará muchísimo y se perderá la oportunidad de dar trabajo oportuno a la población necesitada y, con ello, el gobierno habrá perdido la oportunidad de oro al llegar tarde con la ayuda oportuna de trabajo. Las Regiones y los municipios de ahora no están organizados para comandar una Rehabilitación eficiente; pero si pueden prestar sus servicios administrativos.

    No está demás señalar que se requiere también la mobilización de miles de máquinas para el movimiento de tierras.

    Hay además cientos de ingenieros que quieren participar, que han sido despedidos por este asunto del Lava Jato,pero no lo hacen por falta de liderazgo para impulsar este asunto.

    Fredesbindo Vásquez Ex Jefe del INAF 1981-1982. Gobierno de Fernando Belaunde Terry.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*