— octubre 16, 2020 a las 11:13 am

Ana Leyva: El aislamiento social ha afectado la fiscalización ambiental en nuestro país

Por

Ha transcurrido siete meses desde inicio de la pandemia ¿Cómo ha afectado la pandemia en el rol fiscalizador de las industrias extractivas? Si las empresas han seguido operando durante toda la pandemia ¿cómo se ha venido realizando la supervisión y fiscalización ambiental en el sector minero y petrolero? Ana Leyva, Responsable de programa de derechos colectivos y gestión del territorio sostiene que se han restringido las inspecciones presenciales y se ha apostado por la virtualidad aunque, en la práctica, no es absoluta, se requiere de una supervisión presencial.

Uno de los sectores clave para la reactivación económica en nuestro país ha sido el sector extractivo. El apoyo que ha recibido este sector para no detener los proyectos en marcha no ha sido solo a través del incentivo económico, sino también a través de la modificación de la reglamentación que se le ha dado en el marco de la emergencia sanitaria. Al respecto Ana Leyva afirma que estas medidas han generado una flexibilización en las normas ambientales en pro de la reactivación y además ha profundizado en la rebaja de estándares que viene ocurriendo en el país desde el año 2003.

“Se están planteando medidas que implican una flexibilización de las normas ambientales. Por ejemplo, las inspecciones que se tienen que realizar cuando han concluido las construcciones de los distintos componentes mineros ahora ya no son necesarias y se deja para después la fiscalización, cuando eso debería hacerse antes, para verificar que la construcción haya cumplido con lo ofrecido y con los requerimientos planteados por la autoridad”, remarca Leyva.

La abogada también afirma que el reglamento ambiental ha apostado por la virtualización para ejercer la fiscalización ambiental debido a las medidas de distanciamiento social exigidas por el gobierno y por la dificultad de acceso a los territorios. Sin embargo, en la práctica, la fiscalización virtual no es absoluta y que lo ideal sería combinarla con una fiscalización presencial.

Por otro lado, la participación ciudadana en los procesos de fiscalización también se ha visto limitada, pues la reglamentación ambiental también ha modificado las normas sobre la participación de los ciudadanos en los procesos de evaluaciones ambientales. Ante esta situación, Leyva afirma que los problemas de conectividad son una gran barrera para la gente de menos recursos que, generalmente, son las más afectadas porque viven en zonas donde se desarrollan proyectos extractivos.

“Hemos tenido cercanía al proceso de evaluación de la modificatoria del impacto ambiental del Mega Puerto de Chancay y ahí hemos visto que uno de los cambios que ha generado la normatividad es que la fiscalización se ha hecho virtual». En el caso de Chancay, se utilizó como medios para hacer la audiencia la radio, YouTube, cable canal, pero fue muy difícil porque la gente se sintió frustrada para participar y hacer preguntas, porque no había la posibilidad de interacción.

Finalmente, la abogada menciona que el Plan de Relaciones Comunitarias, no ha concebido la creación de un protocolo de bioseguridad en el contexto del Covid-19, para las comunidades aledañas a sus centros de operaciones dejando un vacío en las relaciones entre comunidades y empresas mineras. “Se ha dado protocolo de bioseguridad para los trabajadores, pero no para la relación entre empresa y comunidades. Hay que considerar que en las zonas altas donde están las empresas mineras, están los contagios del Covid19 en crecimiento, por lo que hay que cuidar la relación entre el personal de la empresa y las comunidades, considerando que son poblaciones que presentan problemas previos de salud previos; incluso en algunos lugares ni siquiera hay centros de salud”.

“En este contexto de pandemia es difícil que se garanticen derechos; por eso el Estado debería afinar más sus reflectores para cuidar cómo se están desarrollando las relaciones comunitarias en el contexto de la pandemia”, remarca Ana Leyva.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*